Despu√©s de Ir√°n, cruc√© el mar desde Bandar Abbas para llegar de un extremo a otro, de un pa√≠s pobre a la ciudad de Dubai donde todo es artificial, una ciudad creada para el business. Enormes rascacielos y r√≠os artificiales que los rodean, todo tipo de marcas donde Starbucks se queda peque√Īo. Llegu√© por la tarde por lo que tuve que recorrer la ciudad entera para llegar al hostel que ten√≠a reservado para dormir. No es una ciudad adadptada para bicicletas, el √ļnico camino existente para cruzar Dubai es la autopista. Algunos policias ya me han parado en la carretera diciendome que no pueod ir por aqu√≠m seguidamente les pregunto: ¬Ņy entonces por donde? -mmm… ok, puede continuar.

Esta claro que es una ciudad superficial donde la bici no es el medio elegido para sus ciudadanos, un coche Porsche donde vacilar de tener dinero y una buena oficina de trabajo y casa. En eso se resume el sue√Īo √°rabe. En medio de la ciudad se puede encontrar el mayor centro comercial del mundo con aquarium, pista de hielo, parque de atracciones… a su salida cada d√≠a hay un espect√°culo de fuentes de agua y fuegos artificiales en el edificio m√°s grande del mundo el Burj Khalifa. Tambi√©n tienen el hotel m√°s caro del mundo con m√°s estrellas del mundo, el Burj al Arab… esta claro que quieren tener siempre el m√°s grande del mundo. Y no me parece mal, la gente aplaude ver todo eso y hacerse unos selfies mientras se rien, pero no ven la cruda realidad que ha habido detr√°s, las enormes cantidades de dinero que le deben a los trabajadores por tenerlos como esclavos en situaciones inhumanas y el dinero que tuvo que pedir prestado a compa√Ī√≠as para crear lo que es hoy en d√≠a.

Despu√©s de Dubai me toc√≥ poner rumbo a Oman donde sufr√≠ las famosas tormentas de arena, 2 d√≠as durmiendo en el desierto donde el sol abrasaba y donde empujar a la Gertrudis en medio de la arena para poner la tienda de campa√Īa era muy duro.