... ... 💥 Mi primer paso por el Himalaya | Cicloturismo Nepal

De Raxaul a Birganj |Cicloturismo Nepal

Llego a Nepal. Fuente de muchos viajeros para encontrarse uno mismo en el Himalaya, mezcla de culturas nepalís, chinas y tibetanas. Entré desde la ciudad India de Raxaul a Birganj, Birganj es una ciudad donde empecé a ver que tenían más opciones de mercado en comparación con la ciudad fronteriza india: heladerías, supermercados, tecnología, etc. La economía era un poquitín más barato salvo que vayas a Katmandú. Empieza mi aventura de cicloturismo en Nepal.

Mi propósito era ir a Katmandú en bicicleta. Los paisajes en el recorrido eran increiblemente bellos, en mi primera noche me hospedaron una familia de granjeros donde me invitaron a comer un plato muy típico de los nepalís, salteado de verduras con leche de Yak y tortitas de harina. El modem referendum de esa comida era poner las verduras en las tortitas y mojarlo en la leche y comertelo. Nunca había mezclado algo salado en leche pero me resultó delicioso probarlo.

Hetauda

Continué mi ruta por la siguiente ciudad, Hetauda, era todo muy plano por lo que me resultaba muy raro no ver aun cuestas montañosas. Para mi sorpresa la gran montaña se encontraba cerca de Katmandú como si se tratase de un muro que lo protegía, era casi casi como ver una serie japonesa que veía llamada “Shingeki no Kyojin”. Me propuse cruzar esa montaña a pedal y llegar a Katmandú esa misma noche. La gente me avisaba por el camino que no era posible cruzarla, que todo el mundo cogía la ruta larga bordeando la montaña para llegar a la ciudad, ni siquiera las motocicletas a motor podían subirla. Comprobé que el mito era real, 5-10 kms de una inclinación imposible de subir con ruedas y mucho menos con mis 70 kilos de equipaje. Tenía 15 días de visado en Nepal por lo que no tuve otro remedio que volver 30 kilómetros atrás para volver a Hetauda y coger un bus… solamente a 5-10kms de llegar a la ciudad y nadie podía remolcarme para subir la montaña, horas de espera en busca de ayuda sin éxito. A veces no queda otra opción que volver, disfrutar de la bajada y hacer caso a la razón. Nepal no es un sitio para hacer cicloturismo.

De camino a Katmandú desde Hetauda

Katmandú

En Katmandú me sentía como maravillado por los templos y los jardines de interior que tenían algunos edificios. Aunque se veía la ciudad transformada por el turismo, casi todo eran atracciones turisticas para sacar dinero y si querías visitar algunas zonas de otras ciudades tenias que pagar, hasta para tener unas vistas del monte Everest tenias que pagar. Los buses para los nepalís costaban 15 rupias nepalís, mientras que al turista le quería cobrar 100 rupias nepalís. Era realmente insultante ver como se aprovechaban de ti, no me gusta para nada que me vean como a un turista. Turista es aquel que viene en avión con su hotel y su guía turistico con todo pagado por alguna agencia. Incluso mochileros que van a disfrutar de 1 mes o un par de semanas de vacaciones. Yo y el resto de cicloviajeros no somos para nada ese tipo de turista, tenemos un bolsillo y un presupuesto de gastos mensuales para viajar 1, 2, 3 años o más, depende. Me alegra ver que algunas compañias de vuelo ya hayan entendido ese concepto y dejen el equipaje gratuito para bicicletas pero aún falta que se extienda más este nuevo movimiento.

En Katmandú hay sitios realmente únicos que visitar, entre todos me quedo con el monasterio Kopan del budismo mahayana, para mi sorpresa no supe que era mahayana hasta que llegué allí. Años atrás leí un libro relacionado sobre esa rama del budismo. Maha = grande, yana = vehículo, un vehículo grande en el que tu eres el piloto dirigiendote en linea por el sendero de tu vida y al ser el vehículo grande tiene capacidad para enseñar a más gente que siga el mismo camino que el tuyo, esa es la fuente principal de placer y felicidad de esa rama budista, ayudar a los demás en lo que has aprendido. Al mismo tiempo existe otra rama llamada Hirayana, vehículo pequeño, con capacidad para ti mismo y en el que el placer de lo aprendido es usado para uno propio. Solo importa tu propio beneficio de conocimiento y no hay intención de compartirlo ya que te reconforta el mero saber, aprender por aprender. Fué una experiencia única y reconfortante ver como budistas practicantes se reunían en el monasterio con sus túnicas de color burdeos y sus cabezas rapadas. Turistas iban a ese espacio para desconectar y leer libros mientras se tumbaban en los jardines con vistas a la ciudad de Katmandú.

Mujer nepalí tejiendo

Conclusión

Me tocaba volver a la India para diriguirme a Calcuta y a su vez a Bangladesh, mi tiempo de visado se agotaba y tenía que emprender mi dirección. Para mi mala suerte en mi último día intenté salir del país por otra ciudad, una la cual no permitía la salida de turistas, Janakpur. Corrí buscando un bus urgentemente para no tener que pagar la multa, tuve suerte encontrando un bus que estaba a punto de salir dirección Birgunj, la primera ciudad por la que pasé en Nepal. Mi despedida de Nepal fué empujando mi bicicleta con los frenos rotos trás el movido viaje en bus teniendo mi bicicleta en la parte de arriba atada con una sola cuerda. Hola India de nuevo!

waltravis
Últimas entradas de waltravis (ver todo)